No me dejaste otra opción,
que arrancarme la piel y aguantar el dolor,
y no escuché al corazón,
Si borre de mi memoria el recuerdo de tu voz,
me marche sin hacer ruido para no decirte adiós.

Para no decirte Adiós – La 5ta Estación

A veces el tomar una decisión es una de las tareas más difíciles que tenemos, el llegar a ser “egoístas” y pensar en uno mismo para poder dar ese siguiente paso; aunque para ser honestos no lo llamaría egoísmo, sino amor propio.

Constantemente la vida me ha puesto un sinfín de pruebas y creo que la más difícil de todas es el aprender a soltar, el dejar ir cosas, situaciones o personas y creo que cuando se trata de dejar ir a una persona es de lo más complicado que te podrías encontrar.

Intenté arrancarme el recuerdo de tu voz un sinfín de veces pero de la manera equivocada; quise tratar de borrar todas aquellas promesas pero terminaba buscándolas en alguien más. Cuando vi ante mis ojos la realidad entendí que tenía que ir mas allá, que debía evitar todo contacto, necesitaba cerrar la puerta y quizás fue un poco drástico pero ha funcionado.

¿Qué si me rompiste el corazón?, ¿qué si me lastimaste?, no, realmente tu no hiciste nada, fui yo misma al creer cosas que no eran, al vivir de los recuerdos de algo que ya no iba a ser posible, me aferré tanto a la idea de crecer juntos que me olvidé por un instante del amor, sí, te amo, pero a veces amar significa soltar y por eso te dejé ir.

No sé cuándo sea la próxima vez que escriba sobre ti, no sé cuándo sea la próxima vez que veas mi rostro sonreír, pero te aseguro que estoy bien, como yo espero que tú lo estés, pues te dejé ir para que seas feliz y si no es así ¿qué estamos haciendo, por qué no estamos juntos?

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *