Estos días a tu lado me enseñaron que en verdad,
no hay tiempo determinado para comenzar a amar,
siento algo tan profundo que no tiene explicación
no hay razón ni lógica en mi corazón.
Entra en mi vida te abro la puerta,
sé que en tus brazos ya no habrá noches desiertas

Entra en mi vida – Sin Bandera

Dicen que el amor es complicado, que nunca es como lo esperamos y que al final siempre nos termina lastimando, pero estoy convencida que no siempre es así, no siempre tiene que ser igual o peor, claro que hay una mejor versión del amor y es justo cuando nosotros tomamos la iniciativa de hacerlo así.

El amor es uno de los sentimientos más puros que existen en el universo y claro está que nadie nos dice cómo amar o qué hacer para que sea “perfecto”; de hecho no creo que pueda ser perfecto, pero si creo que puedas hacerlo tuyo, tan tuyo que sea todo lo que siempre has soñado.
Cuando digo que el amor no podría ser perfecto es porque en verdad no puede ser perfecto, somos humanos y nos equivocamos, tenemos emociones y muchas veces no las podemos controlar, es ahí donde viene lo imperfecto del amor.

Tenemos miedos, tenemos fantasmas y muchas veces dudamos en dar un paso más porque siempre buscamos estar “a salvo”, no queremos salir lastimados y está bien, es un mecanismo de autodefensa de nuestro corazón; pero justo estos días he entendido que no siempre tiene que estar mal, no siempre te van a romper el corazón, no todas las personas son malas y a veces vale la pena arriesgarse y dar ese “salto de fe”, porque por amor todo vale la pena.

El amor a veces nos hace vulnerables y aunque juremos que nada nos puede lastimar una vez más, eso no sucede y te lastiman, quizás sin intención alguna, pero sucede y sabes por qué, porque somos humanos, porque no siempre podemos cuidar de todo y habrá algo que se salga de control.

El amor está lleno de pruebas, pruebas que muchas veces nos harán caer, nos harán llorar e incluso nos harán sangrar, pero si el amor que sientes es lo suficientemente fuerte, todo lo podrá; porque el amor todo lo puede, todo lo perdona, bueno casi todo, creo que hay cosas imperdonables, pero sin duda alguna el amor nos hace crecer en todo momento, no importa si te quedes con esa persona para el resto de tu vida o no, siempre habrá una lección que el amor te pondrá.

Una de las pruebas más grandes que el amor me ha puesto últimamente es el tener que entender que el amor no significa tener que estar con esa persona todo el tiempo, que a veces hay que soltarlo para dejarlo crecer, claro que no ha sido nada fácil, pero estoy convencida que cuando alguien está destinado a estar contigo, sucederá y no importa cuántas tormentas pasen sobre ese amor, nada lo derrumbará.

Al final de cuentas todos estamos aprendiendo a como amar y cada persona es un mundo diferente, una forma diferente de amar, un lenguaje del amor completamente diferente; créeme que entender el lenguaje del amor es más complicado que cualquier idioma que puedas aprender, porque te caes muchas veces y cada vez que te caes duele, duele en el alma.
Pero aquí estoy como niña aferrada que quiere aprender a patinar, no importa cuántas veces me caiga, quiero entender tu forma de amar porque quiero amarte completamente, porque quiero darte el amor que te mereces y por consecuente, me des el amor que merezco.

Es de humanos equivocarse, pero es de sabios aceptar el error para no volverlo a cometer.

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *