Cuantas veces no hemos escuchado que “el amor es tan complicado”, pero ¿en realidad lo es?, estoy convencida de que no es así, el amor es tan puro que cuando lo reconoces de forma madura fluye de una manera inesperada.

Con el paso de los años he aprendido que nadie le pertenece a nadie, que al final nada es eterno y que a quien realmente le importas te lo demuestra; ha sido complicado entender todo esto pero una vez que logras entenderlo la vida se vuelve más ligera, vives sin la preocupación del qué pasará mañana.

Hoy no quisiera hablarte sobre un amor en específico, porque realmente no estoy enamorada de alguien en este momento, decidí dedicar mi tiempo y mis energías a lo que hago y lo que quiero hacer; pero si quisiera contarte sobre lo bonito que es coincidir con personas que te alimentan el alma y esto lo he logrado gracias al haberme desprendido de la idea de “necesitar” a alguien a mi lado.

Así fue como coincidí con Daniel, un alma libre, noble y con mucho amor para dar, él al igual que todos tiene sus cicatrices y pequeñas heridas que trata de sanar rodeándose de personas que le aporten algo a su vida; Daniel es como el mar, impone en cuanto lo ves pero una vez que te adentras los disfrutas tanto.

Su compañía me ha llenado de muchas sonrisas, alegrías y un montón de videojuegos; no, se los juro que no estoy enamorada de él y creo que podría decir lo mismo de él, simplemente disfrutamos tanto compartir tiempo, hablar por mensajes, videollamadas o por el chat mientras jugamos. Quizás me digan que deberíamos intentar tener una relación, pero hay un pequeño detalle, no estamos en la misma ciudad y viajar ahora no es una opción.

El amor no es complicado, creo que cuando encuentras a alguien con los mismos deseos que tu, todo fluye mejor y cuando aprendes a disfrutar el día a día como si fuera el último ya no quedan espacios vacíos.

Por último quiero darte un consejo de amiga, enamórate de un alma libre, de alguien que entienda que el amor es un compromiso real, que el amor es lo más valioso de la vida y no a cualquiera se lo puedes dar; enamórate de alguien que a pesar de que parezca imposible quiera hacerlo posible… Enamórate de alguien como Daniel.

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *