“A veces lo que siempre esperas nunca llega, es lo inesperado lo que te cambia la vida”

Sé que he estado un poco ausente durante los últimos meses pero el día de hoy te quiero contar sobre lo más maravilloso que me ha podido pasar.
Este tiempo decidí enfocarme en mi misma, en trabajar y sanar esas heridas del pasado, en analizar y pensar sobre lo que quiero para mi y para mi futuro; no ha sido una tarea fácil, debo admitir que hasta cierto punto ha sido como un pequeño dolor de cabeza, es que no es fácil aceptar lo malo que tenemos, o ¿si?.
Parte de mi progreso hacia una mejor versión de mi ha ido de la mano de quien hoy, puedo decirte, es el amor de mi vida, así es, aquí es donde iniciamos lo inesperado.

Llegó a mi vida y todo sucedió de una forma que ni siquiera lo buscaba, pero me atrapó y te diré el por qué.
Tiene la mirada más profunda que he visto en mi vida, su decisión ante la vida me hizo acelerar mi proceso para poder identificar si realmente mis sueños empataban con sus sueños, pero como la última pieza del rompecabezas, encajó perfectamente y fue ahí donde no me pude contener.
Nos bastaron solo un par horas o quizás días, no lo sé, todo sucedió tan rápido que de un instante a otro mi alma ya estaba conectada con su alma sin siquiera poder decir que no.

Recuerdo la primera vez que me dijo “me voy a casar contigo”, no lo voy a negar al principio pensé que todo era un juego y que sólo decía eso por tener mi atención, pero la fuerza de sus palabras, lo decisivo de su mirada me dijo que esto no era un juego, que era todo eso que había anhelado y que por fin había llegado.

He caído tantas veces durante estos últimos años de mi vida que ni siquiera recuerdo cuando fue la última vez que me había sentido así de bien, no estoy diciendo que por él estoy así, pero como lo mencioné anteriormente, fue esa pieza del rompecabezas que tanto había estado buscando y que por fin embona tan perfectamente que cuando ves el rompecabezas completo te genera una sensación de paz y felicidad, así es él.

Conocerlo y dejarle entrar en mi vida solo ha sido el inicio de un proceso en el que ambos tenemos que continuar aprendiendo, aprendiendo individualmente y como pareja; y no, no todo es perfecto, ahora compruebo todo eso que dicen que encontrar a tu alma gemela es solo el inicio del camino pero si el camino es junto a él yo lo quiero recorrer.

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *