“Una vida entera junto a ti para proponer y corregir, una vida entera para dos, vivir aprendiéndonos hasta que las cosas hablen con tu voz…”

Una Vida – Leonel García

He pasado años soñando con esa persona que llegara a mi vida para a hacerme sentir especial, esa persona que me hiciera creer que todo el tiempo esperado y todas esas lágrimas derramadas han valido la pena.

Constantemente soñaba con un hombre en particular, un hombre de piel canela, ojos marrón, cabello obscuro como la noche y tan rebelde como su corazón, no era un super modelo pero él no necesitaba nada de eso, tenía una sonrisa tan deslumbrante como la luna y una varonil voz que le encantaba susurrar mi nombre. Bajo su camisa solía ocultar unos cuantos lunares que debo confesar me encantaba besar como un camino que me llevara hasta sus labios. Jamás podía escuchar su nombre pero sabía perfectamente que era él, era él a quien quería entregar mi corazón, mi alma y mi piel

Era un sueño tan perfecto que solamente deseaba estar ahí, congelada en ese momento en el que él llegaba a nuestro hogar y ahí estaba yo, esperándolo en el sofá escribiendo en mi vieja computadora y bebiendo café como de costumbre, después él me sonreía como solo él podía hacerlo y me besaba en la frente para terminar el día abrazados a nuestro destino, a nuestro inmenso amor que lo puede todo, que lo cura todo…”

Compartir en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

También te puede gustar: